HERRAMIENTAS BIM PARA LA REHABILITACIÓN

La metodología BIM es aplicable a proyectos de toda escala y a cualquier fase. Esta metodología está teniendo mayor resonancia en proyectos de grandes dimensiones y sobre todo en proyectos de obra nueva. ¿Y porque no usar BIM en los proyectos de rehabilitación?

 Usar esta metodología nos proporciona menor margen de error en obra, control de costes y tiempo, agilidad a la hora que realizar la documentación de un proyecto, trabajar en entorno colaborativo y mejor coordinación.
Para poder desarrollar un proyecto de rehabilitación es básico poder estudiar el estado actual del edificio. Para ello han surgido técnicas aplicables a la metodología BIM que nos ayudan a entender dicha obra. La nube de puntos es una técnica en auge, y consiste en generar una infinidad de puntos, recreando el escenario real con total exactitud. Muy útil para rehabilitaciones de fachadas, levantamiento de edificios antiguos sin la documentación necesaria para empezar la rehabilitación, etc.

Zona de nube de puntos, correspondiente a la fachada principal.

Esta técnica se realiza mediante láseres que generan una serie de archivos de puntos que posteriormente se tratarán. Una vez editado estos archivos de puntos, se obtiene una serie de información necesaria para definir la situación actual del edifico. A partir de la importación de un archivo en formato .rcs a un software BIM (que tenga integrado la herramienta de importación este tipo de archivos), veremos la nube de puntos. Podremos obtener nuestro espacio o elemento escaneado en forma de puntos, por lo que nos será mucho más fácil modelar nuestro estado actual, tomar medidas, determinar tonalidades, materiales, etc. Estos puntos son visibles en formato 3D, por lo que se obtiene de manera “automática” todas aquellas secciones y vistas en planta que nos sean necesarias para poder empezar a modelar nuestro edificio. Para más información sobre la nube de puntos, consultar NUBE DE PUNTOS PARA MODELADO EN REVIT.
Se podrían utilizar distintos procesos para obtener el modelo del edificio a rehabilitar o la zona a tratar.
Una vez el modelo existente ya elaborado, existen una serie de herramientas que nos pueden ayudar a elaborar las alternativas de diseño de rehabilitación. Como son las opciones de diseño en Revit. Las opciones de diseño nos darán las posibilidades de generar distintas propuestas de rehabilitación sobre el modelo existente. De esa manera permitirá tomar decisiones sobre las estrategias de mejora para el comportamiento del edificio.

Otra herramienta muy útil de Revit son las fases. Mediante éstas, podemos introducir el concepto de 4D, la dimensión del tiempo. Son periodos temporales determinados por el “proyectista”, y se podrán identificar a cada uno de los elementos del modelo. Además, se pueden complementar con la aplicación de filtros, a cada una de las vistas, para poder localizar aquellos elementos que serán derruidos, de nuevo construcción o se mantendrán durante el proceso de rehabilitación. De esta manera ya podremos obtener la documentación gráfica del proyecto.
Tal y como hemos podido ver en este post, las herramientas en una plataforma BIM nos pueden ayudar a solventar problemas y mejorar los proyectos de rehabilitación.

Sara Ibañez